1.- Pésate y luego renuncia a la obsesión. La báscula puede ser una herramienta de gran pérdida de peso, pero también puede ser una destructora enorme de la autoestima cuando no ves los cambios reflejados en la báscula tan rápidamente como te gustaría. Creo firmemente que el número en la báscula nunca debe determinar tu propio valor. Pésate una vez para obtener un peso inicial y luego guarda la báscula por al menos una semana, quizá dos o tres. Invierte en una cinta métrica, para que puedas tomar tus medidas cada dos semanas para ver cuánto realmente está cambiando tu cuerpo.

2.- Establece una meta para cada mes del año. No basta con establecer un propósito de Año Nuevo para “perder peso”. En su lugar, crea un objetivo para cada mes del año que añada algo nuevo y fresco a tu vida. Por ejemplo: Este mes, prueba un nuevo ejercicio cada semana. El próximo mes, establece un objetivo para comer al menos un jugo verde cada día. Para marzo, compra un nuevo recetario y desafíate a ti mismo para hacer una nueva receta a la semana.

La idea es cambiar las cosas para mantenerte motivado acerca de tu estilo de vida saludable.

3.- Inicia un ritual diario de auto-aceptación. Sí, probablemente deseas perder peso porque justo no te gusta tu cuerpo como es ahora o cómo te sientes con tu cuerpo. Pero, y es un gran pero no puedes odiarte e intentar ser más saludable. Cursi como suena, tienes que empezar con el amor a ti mismo, exactamente como usted. Aceptando y amarte como lo son ahora, entonces usted puede aprender a valorizarte lo suficiente como para tomar el cuidado de usted a largo plazo.

4.- Sé consciente de la forma en cómo comes. No te puedo decir cuántas personas (incluyéndome) devoramos la comida sin siquiera saborearla. Reduce la velocidad, respira, escucha a tu cuerpo y saborea la comida, simplemente esto te hará comer menos. Deja tu tenedor junto a tu plato. Concéntrate en la conversación que hay a tu alrededor. Registra cómo te sientes y qué tan hambriento realmente estás.

Te sorprenderá darte cuenta que con menos comida puedes sentirte satisfecho cuando reducimos la velocidad con la que comemos.

5.- No vivas en los absolutos. Palabras como “siempre” y “nunca” rara vez pueden cumplirse en el día a día. Cuando realmente tengas un antojo por cierto alimento, come un pedazo y no sientas culpa. Sólo sé consciente de las porciones de lo que comes.

Confía en ti mismo, y no seas tan duro pero tan poco permisivo. La vida es demasiado corta como para no disfrutarla!

 

2 Comentarios

  • Belinda Collazo Miranda
    Publicado octubre 12, 2018 9:29 am 0Likes

    Gracias por compartir tus conocimientos, muy atinados y lo tomare, es muy gratificante saber que hay jugos y menus que no me imagine su combinacion y sabor, te sigo por face me gustan tus recetas, Dios te bendiga

Deja un comentario

Carrito
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0
X